Kingdom Hearts es una franquicia que cada vez mas fue expandiéndose como un virus y retorciendo la trama de manera innecesaria, el “segundo” juego de la franquicia no es el numero 2, es el Kingdom Hearts Chain of Memories lanzado para el Game Boy Advance, debido a las limitaciones de la consola portátil Tetsuya Nomura decidió convertir un RPG de acción en tercera persona en un juego de combate por medio de cartas…

no espera, asi no…


Exacto así.


 
 
 
 
 
 
 
El juego recibió un tratamiento de remake para el playstation 2 y fue llamado Kingdom Hearts Re:Chain of Memories siendo este un poco mas cercano a lo que conocíamos con el primer titulo, un juego en 3d con movimientos que conocemos bien, ademas de volverlo un poco mas vistoso.
Precisamente del titulo que hablaremos en esta reseña, el juego inicia exactamente donde termina el primer juego con nuestros héroes caminando por un campo buscando al rey Mickey y a Riku cuando ven a pluto con una carta que tiene el sello del rey, deciden seguirlo y terminan llegando a un lugar llamado El Castillo del Olvido, aquí se encuentran a unos misteriosos personajes poco amistosos con capas negras quienes le dicen a Sora que al entrar vas perdiendo tus recuerdos y convierten a Donald y Goofy en cartas… espera, eso significa que no tendremos que aguantar al pato idiota que se gasta la magia en otras cosas que no sea curarte? este juego empieza bien.

En esta aventura solo tendremos el control de Sora, los demás aliados vendrán en forma de cartas para tu mazo y a medida que vayamos avanzando conseguiremos mejores cartas, los escenarios son reconstrucciones de los mundos visitados en tu aventura pasada con la excepción de Selva profunda por problemas de licencia, los mundos se componen por varias salas cerradas por puertas que puedes desbloquear con cartas que sueltan los enemigos al morir, cada puerta te dice que tipo de carta y numero debes utilizar para abrirla. 
Debo decir que a pesar de tener un gameplay tan diferente al Kingdom Hearts 1 y 2 es un juego disfrutable con una historia algo fumada pero curiosamente funciona, a partir de cierto punto la historia transcurre al mismo tiempo que un juego para el Nintendo Ds y termina justo donde iniciara el Kingdom Hearts 2.

Sirve como puente entre juegos pero se sostiene por si solo debido a las mecánicas interesantes y su historia intrigante, es entretenido saber en que punto Sora perderá todos sus recuerdos.

Otro punto importante es que al finalizar la historia se desbloquea el modo Reverse/Rebirth en el cual controlaremos a Riku que tiene sus propias habilidades e historia.

Jugar esta entrega no es vital para “entender” la historia de Kingdom Hearts y disfrutar de su gameplay, si eres fan de seguro ya lo jugaste pero si eres fan y no lo has jugado…

Ok no pero si quieres ver la razón de todos los acontecimientos de Kingdom Hearts 2 debes jugar este curioso titulo.