*Suspiro* Los reboots existen porque los creadores han hecho pedazos su historia a tal punto que es ridiculo continuar construyendo sobre ello, en el mundo de los superhéroes pasa muy seguido… existe una saga de juegos muy divertida (excepto el 2) cuyo nombre es Devil May Cry, en esta saga tomamos el control de un cazador de monstruos llamado Dante, el género de estos juegos es el hack n’ slash, realmente son muy divertidos, la historia sin llegar a ser una maravilla es entretenida y el protagonista es carismático y hace la experiencia muy disfrutable, pero todo eso llego a su fin con una estaca al corazón llamada Devil May Cry 4, después de esto el estudio decidió hacer un reboot y así es como nace el título que reseñamos en esta ocasión.
DMC Devil May Cry nos cuenta la historia de Dante, un joven fiestero y rebelde que se estaba aliviando de su resaca cuando es atacado por un demonio y es transportado a un lugar llamado el Limbo que para efectos prácticos es nuestro mundo en la dimensión demonio o algo así, como Silent hill pero menos aterrador.
La Historia del juego gira en torno a un demonio llamado Mundus que quiere dominar el mundo y para lograrlo debe matar a la única amenaza que existe, Dante, el es una mezcla entre ángel y demonio o nefo… nefilo…  ¡nefilim! y la razón por la que es una amenaza es porque… supongo que por ser el hijo de sparda, un demonio muy poderoso pero Mundus lo tiene capturado y torturado… ¿porque es una amenaza? probablemente si no lo hubieran intentado matar ni siquiera intentaría detenerlos.
El diseño de niveles por otro lado está muy bien hecho, hay secretos por todos lados y si eres observador lograras encontrarlos todos pero tristemente hay algunos que exigen una forma especial de abrir que requiere pasarte el juego y volver a esa zona lo que obviamente no voy a hacer.
Un punto muy fuerte que tiene el título es su gameplay, como ya dije los juegos de la franquicia pertenecen al género hack n’ slash y debo decir que este tiene una gran cantidad de combos con las diferentes armas disponibles en el juego, un detalle a tener en cuenta es que las armas de fuego a mi parecer se sienten muy inferiores a las armas de contacto, en la trilogía original Evony & Ivory se sentían como una potencia a tener en cuenta y la escopeta vaya que se disfrutaba de jalar el gatillo, aqui me vi mas haciendo combos ignorando mis pistolas lo que me decepciono mucho.
Hablando de armas, en este aspecto se merecen mi respeto, hay una cantidad muy aceptable de herramientas para repartir dolor, existen dos tipos de armas, las angelicales y las demoníacas, ciertos tipos de enemigos solo son débiles a los ataques con armas angelicales o demoníacas, usarlos apropiadamente puede llegar a ser muy satisfactorio.

En conclusión… el juego no me gustó, realmente la actitud de Dante es muy desesperante y su diseño en general no me convenció, pero si quieres un buen hack n’ slash este título no te decepcionará, su gameplay puede llegar a ser muy adictivo y entretenido pero la personalidad de Dante puede llegar a ser muy molesta.